[email protected] suscriptores full obtienen un 40% de descuento en la agenda 2021 y 25% de descuento en todos los productos

Volver a blogs

10 claves para elevar tu autoestima

El amor propio es como un músculo ¡y se puede ejercitar!

Los pensamientos de Luisa no paraban de dar vueltas mientras observaba aquella hoja sobre su escritorio. “¿A quién engaño? Nunca pasaré el examen de matemáticas… Quizá mi mamá tenga razón, me parezco a ella, no creo que llegue a ser gran cosa en la vida.”  Luego distraída, bajó la mirada y se fijó en sus delgadas piernas. “La entrenadora se va a dar cuenta que no soy tan fuerte como las otras chicas de natación”.

En otra esquina del salón se encontraba Ana tratando de resolver el mismo examen, cuya  asignatura tampoco era de su gracia. “¡Qué lata esto de los problemas matemáticos! Pero bueno, ya vendrá la prueba de literatura, mi favorita. Ahí sí me puedo lucir”. Ana es bajita y corpulenta y cuando pensaba en su aspecto, no acostumbraba culpar o criticar su cuerpo. “Tal vez no sea la más delgada, pero tengo mucha resistencia. Seré un buen elemento en el equipo de natación”.  

Y bueno, yo soy amiga de Ana  y Luisa. Las conozco desde hace mucho tiempo y he aprendido mucho de ambas. Puedo decirles que el día de hoy las dos son felices y han cumplido varias metas. Luisa reconoce que tuvo un periodo donde su autoestima estaba por los suelos y Ana, si bien tiende a tener una actitud más positiva sobre sí misma, también expresa que ha tenido sus malas rachas.

Yo me identifico con las dos, tengo mis propios complejos pero intento recordarme todo lo que valgo, guardar un equilibrio. Y es que es natural: el nivel de autoestima varía a lo largo de la vida, no se trata de una línea recta que vaya a la alza. Todos tenemos problemas con nuestra autoestima en determinados periodos, especialmente durante la adolescencia, cuando estamos descubriendo quiénes somos y cuál es nuestro lugar en el mundo.

El concepto de autoestima tiene que ver con la valoración que uno tiene de sí mismo. Una autoestima sana consiste básicamente en sentirte bien con quien eres, en valorar o estar [email protected] de tus capacidades, habilidades y logros. Las personas con baja autoestima tienden a sentirse poco aceptados o con poca confianza sobre lo que hacen. De ahí la relevancia del tema: debes tener presente que los sentimientos que tenemos hacia nosotros mismos influyen en cómo vivimos el día a día.

Una autoestima ideal está relacionada con establecer mejores relaciones sociales, con ser asertivo cuando hay que pedir apoyo o bien, poner límites, con alcanzar objetivos y solucionar problemas, con tener mayor tolerancia a la frustración, con rendir más en los estudios o en el trabajo…en resumen, tener un buen concepto de ti [email protected] permitirá aceptarte, autoprotegerte y vivir la vida de forma plena. ¡Reconocer tus cualidades, empodera y es genial! Pero vayamos un paso a la vez…

Hay 2 elementos que conforman la autoestima

Todos tenemos una imagen mental de quiénes somos, cómo lucimos, cuáles son nuestras cualidades y cuáles son nuestros puntos débiles. Esta autoimagen se forma a lo largo del tiempo y comienza desde la infancia. Gran parte de esta autoimagen se basa en nuestras interacciones con otras personas y en los pensamientos que tengamos de nosotros mismos. A continuación me extiendo un poco más:

*Gente con la que interactuamos: cuando somos adolescentes, la influencia de padres, profesores y amistades puede ser un factor determinante en cómo nos sentimos con nosotros mismos. Esto es normal y se debe a que a esta edad aún estamos formando nuestro sistema de valores y creencias (¡me costó algún tiempo entenderlo!).

Si los adultos se centran en nuestros potenciales y demuestran paciencia cuando nos equivocamos, nuestro auto-concepto será positivo; si  nuestras amistades nos aceptan tal cual somos, su influencia también se vuelve positiva y permitirá que desarrollemos el concepto de pertenencia.

Sin embargo, si los adultos solo nos exigen y nos critican, es probable que nos sintamos “menos”. Del mismo modo, si nuestros pares,  compañeros o hermanos se burlan o nos hacen bullying, es difícil que nos sintamos bien con nosotros mismos. Las palabras duras dejan huella y pueden quedar muy marcadas en nuestro pensamiento y autoimagen. Y ojo, que estas críticas no siempre vienen de externos…

*Tu voz interior: Esa vocecilla interna también es clave en la forma en la que te sientes sobre ti mismo. Y tal como le pasaba a Luisa, a veces podemos ser nuestro peor crítico.  A veces encontramos fallos en todo lo que hacemos o nos  repetimos cosas muy duras, que generalmente provienen de palabras que nos dijeron otras personas.

Con el tiempo, escuchar una voz interior negativa puede dañar tu autoestima tanto como si la crítica viniera del exterior. Algunas personas están tan acostumbradas a que su crítico interior aparezca que ni siquiera se dan cuenta cuando se están desvalorizando.  La buena noticia es que podemos cambiar esa voz por una mucho más esperanzadora que al final también puede volverse real.

Podemos concluir entonces que cómo nos tratan los demás y cómo nos vemos a nosotros mismos, son factores que tienen gran impacto en nuestra autoestima.  Sin embargo, como te comentaba antes  la autoimagen que tenemos va cambiando a lo largo del tiempo y nuestra autoestima también se puede modificar. Si no estás en tu mejor momento de amor propio, ¡comienza a cambiar de hábitos desde hoy!

¿Baja autoestima? Te comparto 10 consejos para elevarla

Este listado me ayudó en distintos momentos a sanar un poco mi autoimagen, espero que tú también los puedas poner en práctica:

1- Modula tu pensamiento y tu voz interna será más amable.

Es posible eliminar ese crítico interno teniendo presente que existen diferentes formas de pensar sobre una misma situación. Por ejemplo, no es lo mismo pensar «Soy un fracaso, siempre pierdo» que «No he ganado esta vez, pero tal vez gane la próxima». La idea es aprender a pensar en las cosas positivas que tenemos.

2- Escribe las cosas que te dices a ti mismo.

Toma papel y lápiz y apunta todo lo que pienses de ti. Revisa la lista. ¿Es algo que le dirías a un buen amigo? Si no es así, vuelve a escribir desde un lado más justo, verdadero y amable. Lee la lista con regularidad y poco a poco notarás cambios en tu forma de pensar. ¡Conviértelo en un hábito!

3- Enfócate en el logro y no en la perfección.

Nunca te sentirás del todo [email protected] si pretendes lograr la perfección en tus objetivos.Muy por el contrario, hay quien se paraliza en su ansiedad por alcanzar la perfección y acaba por frustrarse con pensamientos limitantes: “No me presentaré a la audición de teatro hasta haber bajado 6 kilos”. En lugar de ello, acepta lo mejor que puedas dar y permítete sentirte bien por ello. Concéntrate en tus cualidades y verás que disfrutarás más cualquier proceso.

4- Identifica lo que puedes cambiar y lo que no.

Las expectativas poco realistas pueden afectar la autoestima de cualquier persona. Si hay algo que no te hace feliz y puedes cambiarlo, empieza ahora mismo, pero si se trata de algo que no puedes cambiar (como tu estatura), ¡empieza a trabajar para quererte tal y como eres!

5- Cumple con la meta que te fijaste.

Esto va un poco con el punto anterior. Quizá decidiste aprender un idioma, someterte a una dieta más saludable o hacer algún tipo de ejercicio. Si ya tienes en mente tus metas, traza un plan para cumplirlas, registra tus logros y siéntete [email protected] de haber avanzado con tu esfuerzo.

6- Cambia tu enfoque hacia lo positivo que tienes.

Quizá tengas tan arraigada la costumbre de hablar de tus defectos que ahora sea lo único que ves…Intenta hacer el ejercicio de contrarrestar esos pensamientos. Por cada vez que te descubras quejándote o criticándote, equilíbrate recordando algún aspecto positivo de ti [email protected] Si hoy te criticaste por levantarte tarde, felicítate por haber almorzado algo nutritivo.

7- Acepta los errores como medio de aprendizaje.

Todos cometemos equivocaciones por el simple hecho de ser humanos. La buena noticia es que siempre se aprende de ellos, definitivamente son un paso para avanzar. Nuestros aptitudes están en constante desarrollo y los errores son parte de ello. Estas aptitudes son las que nos diferencian y nos hacen interesantes, así que, ¡no tengas más miedo a equivocarte!

8- Opina y expresa tus ideas.

No tengas miedo de expresar lo que piensas, mientras sea en un marco de respeto, toda opinión es válida. Por supuesto que lo recomendable es que te informes e indagues en los temas que te interesan para tener un buen sustento. Verás como aumenta tu seguridad.

9- Haz algo bueno por alguien más.

Colaborar en alguna causa o ayudar al prójimo es una de las mejores formas de incrementar positivamente tu autoestima. Puedes apoyar a un compañero con alguna materia complicada, realizar alguna labor ecológica, participar en un maratón por una buena causa… Sentir que aportas algo desde la generosidad y que tu ayuda tiene reconocimiento te hará sentirte [email protected]

10- Identifica qué te hace feliz

¡Una increíble forma de alejarte de los pensamientos negativos! Pásalo bien haciendo cosas que disfrutas o acercándote a la gente que te importa. Hacer cualquier tipo de ejercicio aumentará tu sensación de bienestar. Puede ser que prefieras dedicarle tiempo a un hobby o quizá, como a mí, te guste más el lado artístico…te aseguro que es un verdadero mitigador de estrés. Incluso podrías experimentar con actividades nuevas que te pongan en contacto con otras aptitudes. Es necesario relajarse y pasarla bien: de eso se trata la vida.

Bueno, ya vimos que hay que trabajar en la autoestima para mantenernos en un nivel de amor propio sano y positivo. Recuerda que nunca es tarde para seguir construyéndola. En algunos casos, si existe una herida emocional profunda, es posible que sea necesaria la ayuda de un profesional de la salud mental, como un psicólogo o un terapeuta. Estos expertos actúan a modo de guías, ayudando a las personas a quererse a sí mismas y a darse cuenta de lo que las hace únicas y especiales.

¡A seguir trabajando el músculo de la autoestima!

X