Volver a blogs

¿Clases online? Es posible no distraerse

11 consejos para concentrarte y hacer más llevadero el homeschool

No te culpes, tod@s hemos pasado por periodos de desconcentración…más cuando tenemos tan cerca el móvil donde aguardan mensajes de texto y nuevas publicaciones de TikTok e IG entre otras redes sociales. Si sumas el factor “cuarentena”, que ha obligado a much@s a continuar los estudios mediante clases online, tenemos una combinación riesgosa para mantener el foco. No son pocas las distracciones que se generan en casa.

También está el caso de que, previendo la  escasa movilización, hayas elegido algún curso online ¡y mejor será aprovecharlo!; o que tengas periodos combinados entre casa y escuela…como sea, la pérdida de atención está a la orden del día y por eso, quisiera compartirte algunos consejos prácticos que intento aplicar cuando me sorprendo entre las nubes.

¡Espero te sean de ayuda!

Mantén la rutina como si fueras a clases presenciales

Despertarte a la misma hora, desayunar y arreglarte ayudará a que tu mente se prepare para concentrarse. Ya sabes, la pijama puede ser cómoda, pero no es la mejor opción cuando en un videoenlace te piden tener encendida la cámara para mejorar la interacción.

¿La cama es una tentación para ti? Entonces entre más te alejes de ella ¡mejor!

Elige un lugar adecuado para estudiar o trabajar

Ojalá algún área en tu casa o departamento que esté bien iluminada y con espacio suficiente, a fin de que puedas tener el material que necesites para tus clases. Si bien a no tod@s les distrae un poco de ruido de fondo, es mejor optar por un ambiente tranquilo o directamente libre de ruidos. Otra cosa es que pongas tu playlist favorito para amenizar tu trabajo o estudio (siempre y cuando no interfiera con tu concentración).

Ármate con lo necesario

Elige una silla cómoda, prepara tu equipo de cómputo y revisa que funcione correctamente tu cámara web. Incluye unos audífonos con un buen micrófono para que escuches y te escuchen bien. No olvides tu agenda, una libreta y tu lápiz o pluma favorita para hacer anotaciones. Agrega un café o tu té preferido ¡y estarás más que preparad@ para lo que venga!

No descuides tu espacio

No olvides limpiar y organizar tu espacio de trabajo de vez en cuando, sobretodo cuando un cúmulo de papeles, carpetas y post its comiencen a quitarte la calma. El desorden puede ralentizar o impedir que termines tu trabajo. Si es el caso pon manos a la obra y reorganízalo dejando solo lo esencial. Un espacio de trabajo limpio puede ayudar a reducir la ansiedad y dar lugar a la motivación.

Haz una lista de tus tareas pendientes (¡escribe!)

Esto va conectado con lo anterior. El orden externo ayuda, pero es imprescindible tener también un orden interno: muchas veces tenemos que lidiar con varias materias, proyectos, y fechas de entrega al mismo tiempo, si además aumentamos el factor distancia, el caos mental puede  hacerse presente con rapidez. Es posible que trabajes en alguna tarea pero que te olvides de otra o que finalmente el estrés terminé por nublarte…bien, todo eso se puede solucionar así:

  • Planifica: toma tu agenda o planner y organiza tu horario del día, esto implica anotar clases, horarios de comidas, ¡ah! Y los breaks, ojalá de 10 ó 15 minutos tras cada clase. Es importante informar a tu familia tus horarios de estudio y actividades académicas, para contar con su apoyo y evitar que ese tiempo se mezcle con tareas del hogar o convivencia familiar.
  • Prioriza: A continuación anota fechas y días de entrega de tareas, trabajos y exámenes. Con esta organización podrás tener una mejor perspectiva de tus tiempos y evitar que se te acumulen los pendientes. Además podrás administrar tu tiempo de manera más eficiente (¡sí también sirve para permitirte momentos de ocio y diversión!).

Nunca me cansaré de recomendar la escritura. El simple hecho de escribir tus pendientes sobre el papel ayudará a aumentar tu concentración y memoria. Pero, si eres más digital, también puedes sincronizar tu horario en un dispositivo y establecer recordatorios para cumplir con todo.

Hola computador, adiós celular.

Ya lo veníamos comentando…nuestro móvil puede ser uno de los mayores factores de distracción cuando nos disponemos a escuchar nuestra clase. Bastaría con silenciar todos tus grupos de Whatsapp, olvidarte de los memes, pausar tu serie favorita en Netflix o guardar tu récord en ese videojuego que te encanta.

También podrías ponerlo en silencio, modo avión o simplemente apagarlo. Pero si nada de lo anterior funciona…será mejor dejarlo lejos de tu alcance por un rato . Tu concentración te lo agradecerá y pronto verás como resultado una productividad mayor. ¡Solo hay que ponerle un poquito de voluntad!

¡Ojo! También es necesario silenciar las alertas y usar el mínimo de pestañas de internet abiertas en tu lap o computador. Otra forma de combatir las distracciones en línea es bloquear u ocultar los sitios web o aplicaciones que te hacen perder más el tiempo.

¿No sabes por dónde comenzar ese proyecto importante?

Es normal sentirse abrumado con algunas materias o con un ambicioso proyecto del que no se tiene idea cómo cumplir. De nuevo, el factor distancia puede ser un detonador extra de estrés. Bien, pues la mejor recomendación es dividir ese gran proyecto en pequeñas tareas. Rompe en pedazos ese gran objetivo y comienza a cumplirlo paso a paso. Es una gran idea para derrotar la procrastinación y sobrevivir en el camino.

Recuerda que además existen recursos en línea, desde bibliotecas digitales y tutoriales, hasta grupos de apoyo para estudiar que puedes encontrar en Internet.

Navega por el sitio web de tu escuela, seguramente podrás encontrar recursos que están a tu disposición de manera gratuita.

¡No te olvides de los descansos!

Está comprobado que tomar descansos puede ayudarte a retener información y aumentar la productividad. Después de un tiempo prolongado de leer, estudiar o cumplir con determinada tarea tu mente también se cansa y puedes verte en dificultades para llegar a tus objetivos. En lugar de presionarte innecesariamente, date 10 ó 15  minutos de descanso por cada 45-60 minutos para relajarte y permitirle a tu cabeza reiniciarse. El siguiente periodo de estudio será muchísimo más productivo si tu mente está fresca.

Otra buena alternativa para administrar el tiempo: Técnica Pomodoro

¿Has escuchado sobre esta técnica? Solo necesitas un temporizador (te recomiendo usar el de tu móvil) y algo para anotar. La idea consiste en elegir una tarea a completar y luego dividir el tiempo empleado para completarla en intervalos de 25 minutos.

Configura el temporizador de tu celular en 25 minutos y cuando se acabe el tiempo, podrás tomar un breve descanso (de 3 a 5 minutos). Con un papel a la mano, debes escribir una «X» cada vez que completes un pomodoro. Después de cuatro pomodoros, tómate un descanso más largo (de 15 a 30 minutos).

Este método es una forma de mantenerte organizad@ para planificar tus sesiones de estudio o tareas -registrando su progreso- para estimar cuánto esfuerzo (pomodoros) necesitarás para completarlas.

Autocuidado siempre

  • Estudiar en casa podría generarte mayor estrés o ansiedad, para ello siempre recomendaré técnicas de relajación como la respiración profunda o la meditación que te pueden ayudar a permanecer en calma. 
  • Aprovecha el tiempo libre en casa para pasar ratos de calidad con tu familia, conversa, saca juegos de mesa, aprovecha que ahora puedes comer o cenar con ellos.
  • Otra ventaja de estar en casa es que puedes alimentarte de manera  más sana y en horarios definidos. Ten a la mano snacks saludables y mantente hidratado. 
  • Está claro que la mayor parte del tiempo estarás sentado frente a tu laptop o computador atendiendo las clases, así que una buena opción es hacer estiramientos entre clase y clase para relajar tus músculos.
  • Además de lo anterior puedes ejercitarte en casa, en la medida de tus posibilidades, para compensar todo lo que no estás ejercitando en tu trayecto a la escuela. 
  • ¡No dejes de socializar aunque sea a la distancia! Hoy en día tenemos la ventaja de hacer videollamadas desde cualquier dispositivo. La dinámica de conectarte con tus amigos y compañeros ayudará en este tiempo de contingencia, para hacer más llevadero el estudio en casa.

Por último, recompénsate por tus logros

Todos nos hemos abrumado con algún trabajo o tarea, además hay que sumar el estrés de adaptarse al confinamiento. Pero aunque parezca complicado, todo tiene solución y cómo vimos, hay diferentes formas para impedir que las distracciones te impidan llegar a tus objetivos. Comienza a aplicar las medidas que te hagan más sentido y podrás ver cómo poco a poco mejora tu productividad.

Solo restaría decir que un poco de motivación siempre es de gran ayuda. Incorporar un sistema de recompensas es una buena forma de animarse a hacer algo. Si, por ejemplo, terminas una tarea sin distracciones o logras cumplir con la meta fijada, date una recompensa como ver un programa de televisión o dormir una siesta. ¡Lo tienes bien merecido!

Espero que te ayuden estos consejos, mucho ánimo.

Pascualina.

X