Volver a blogs

Incrementa tu fortaleza emocional

8 tips para proyectar tu fortaleza interna y alcanzar el bienestar

Creo que vale la pena poner atención en un recurso de desarrollo personal, que como pocos, influye enormemente en la capacidad de alcanzar el bienestar: la fortaleza interior. Tener este recurso de tu lado puede ayudarte a salir airos@ de cualquier situación desfavorable. También puede  ayudarte a evolucionar como persona y a seguir creciendo mientras sorteas los obstáculos con mayor eficacia.

Es verdad que hay momentos en la vida en los que un@ siente literalmente flaquear sus fuerzas, y con ello me refiero tanto a la parte física como a la interior, es como si la energía te abandonara de un momento a otro ante un evento demoledor…¡vaya, yo lo he vivido! Ahora sé que la clave está en no desistir, en no darnos por vencidos. Pero, ¿cómo se logra eso?

Bueno, en esta ocasión quiero compartirte las características en común que he visto en personas que considero excepcionalmente fuertes. Hay que tomar en cuenta que la fortaleza interior se relaciona con tu forma de pensar, con la correcta gestión emocional y con tus actitudes.

Dicen que la verdadera fortaleza no se obtiene al ganar, sino al atravesar las batallas personales haciendo frente a las adversidades…acá te paso algunas reflexiones sobre cómo proyectar y aumentar la fuerza que poseemos:

1- Ubica tus fortalezas

Tod@s las tenemos, así que el primer paso es hacerlas conscientes. Pregúntate qué debes hacer para desempeñarte mejor, qué necesitas para ser feliz y sobre todo, cómo puedes sentirte cómod@ en tu propia piel. ¡Escríbelo en tu agenda y tenlo a la mano! Esas habilidades se convertirán en tus principales herramientas cuando se trate de superar obstáculos. Por otra parte, reconocerte fortalece tu autoestima y seguridad para llenarte de poder y no dejarte derrotar por tus debilidades.

2- Hay que invertir energía en lo que vale la pena

A veces hay que se flexibles y reorganizar el camino según vayan cambiando las circunstancias. Hay que aprender a distribuir los recursos en aquellas cosas que realmente darán frutos. Las personas con gran fortaleza se enfocan en aquello que está en sus manos y trabajan incansablemente para poder llevar a cabo lo que desean. ¿Vale la pena enojarse y perder el control cuando estamos en medio de un embotellamiento de tránsito o la espera de una gran fila? Quizá sea mejor enfocarse en algo productivo, como escuchar música o revisar algunos objetivos en la agenda…¡Elige tus batallas!

3- El autocuidado es esencial

Mente sana en cuerpo sano. El tener hábitos saludables que fortalezcan nuestro cuerpo siempre ayudará a desarrollar la fuerza interior. Ejercicio, alimentación, horas de sueño…y también una instancia que nos permita relajarnos, quizá un baño de burbujas, meditación, yoga… Cuando nos tomamos el tiempo para recargar pila, estamos en una posición mucho mejor para manejar cualquier cosa que se nos presente.

4- Recuerda los logros del pasado

Seguramente habrá alguna situación difícil que lograste superar antes ¿recuerdas como saliste de ella? Este ejercicio de memoria empodera y resta impacto a las adversidades actuales. Siempre es bueno tener presente que todo pasa y que los objetivos pueden alcanzarse a pesar de las dificultades. Verás como se renovará la confianza en ti y en tu capacidad para salir adelante.

5- No debes impresionar a nadie más que a ti

Al final las personas más fuertes no intentaron colgarse medallas que les garantizaran la aprobación o la admiración de los demás. Al contrario, trabajaron en la construcción de su auto-confianza y persiguieron sus sueños. Hay que tomar en cuenta que el objetivo no es demostrarle algo al otro o ser mejor que los demás, sino superar las propias limitaciones y sentirse felices por los logros obtenidos.

6- Toma decisiones aquí y ahora

Asegúrate de no postergar demasiado una decisión. A veces nos quedamos atrapad@s en una situación conflictiva por no tomar una determinación, de eso modo nos arriesgamos a que el problema siga creciendo, y sobretodo, a que permanezca activo provocándonos un gran desgaste emocional. No es bueno esperar al momento “correcto”, porque quizá nunca llegue, ¡mejor hazle caso a tu intuición!

7- Perseverancia y responsabilidad

Dos cualidades básicas que hay que desarrollar para obtener la tan anhelada fuerza. No podemos ponernos excusas o tirar culpas al exterior cuando no alcanzamos algún logro. Si cometemos un error, lo mejor es admitirlo, perdonarlo y ver cómo resolverlo para seguir adelante. Te recomiendo establecer una rutina, escribir tus metas en una agenda y el paso a paso para cumplirlas. Esto te hará concentrar tus esfuerzos y evitarla procrastinación. Además te fortalecerá emocionalmente y te servirá como combustible para esforzarte día a día.

8- No te centres en los aspectos negativos del ayer

Muchas personas viven atadas a un pasado que se convierte en una pesada mochila que no les permite avanzar un solo paso. ¿Cómo liberarse de esta mochila? Aprendiendo de los errores, evaluando las cosas en perspectiva y mirando hacia adelante. No dejes que el pasado te defina. Fortalece tu resiliencia convirtiendo el pasado en una fuente de información, antes que en una fuente de culpas. Tampoco te conviertas en un quejos@ crónico, actúa de tal manera que puedas hacer los cambios necesarios.

Conclusión

Motivación, actitud proactiva y sobretodo esfuerzo consciente, son las características en común que puedes fortalecer para lograr afianzar tu fuerza interna o tu resiliencia, si la quieres nombrar así. Te invito a considerar los desafíos como oportunidades para crecer.

Cuando nos entregamos a los desafíos sin luchar, nos alejamos de esa anhelada fortaleza. Es verdad que el fracaso en el camino es inevitable, pero lo importante es la respuesta que tengas. Es esencial volver a levantarse y decidir hacerlo mejor. Muchas mujeres y hombres fuertes superaron algunas circunstancias muy difíciles en el camino para lograr lo que tienen hoy. Sólo hay un obstáculo para lograr la fuerza interior y es el conformismo.

El camino de la vida te presenta desafíos, oportunidades y obstáculos. La combinación de éstos hace que el trayecto sea más divertido. Sin embargo, para alcanzar las metas que te propones, debes saber que la única constante en el trayecto eres tú, y que será tu fortaleza la que te permita levantarte al tropezar y mantenerte firme para alcanzar el éxito.

¿A quién admiras por su fortaleza interior?

Pascualina.

X