[email protected] suscriptores full obtienen un 40% de descuento en las agendas 2021 y un 25% en todos los productos

Episodio 14:

Bajo la sombra del Arbol Padre

El jardín del árbol padre ostentaba altas rejas en todo su perímetro y sólo había una forma de entrar y salir. Esa apertura de fierros forjados daba paso a un sendero muy marcado entre el césped y las fuentes de agua, y llegaba directo a la entrada principal de Arboris. No había curvas o desvíos donde perderse. Pascual pudo avanzar por la ciudadela eludiendo con mucho éxito a casi todos. Salvatore y Gaius fueron honrosas excepciones. Su objetivo desde el comienzo era no dejarse distraer —o atrapar— por nada ni nadie hasta llegar al Árbol Padre. Necesitaba pasar completamente bajo radar, y lo había logrado. Era un pequeño triunfo que en el gran espectro no significaba mucho, pero le daba valor para seguir. Suspiró. Arboris era su meta y estaba apenas a unos metros desde ahí. Su único obstáculo, el último, eran dos sphinges custodiando las puertas enrejadas.   Observó un momento desde una distancia prudente. La entrada era muy estrecha, así que no había forma de pasar sin toparse cara a cara con ellos. Se veían jóvenes y confiados, parecidos a los que encontró en el muelle, quizá aburridos con el rol que se les había impuesto. Tal vez bastaban un par de respuestas triviales y sonreírles en todo momento para dejarlos atrás. Podría volver a burlar su interrogatorio… pero ya no tenía a Salvatore para salvar su día. ¿Y si sospechaban? ¿Y si una pregunta precisa lo obligaba a revelar la verdad? Pensó en Gaius. Quizá debía regresar sobre sus pasos, pedir que lo acompañara y… Pero no fue necesario. Un tercer sphinge apareció por la calzada principal y se acercó a las rejas del jardín. Hizo un gesto a uno de los guardias. La conversación parecía airada, no estaban contentos. El ambiente en ese lugar solía ser muy pacífico… Presenciar reacciones tan tensas no era habitual. Pronto atrajeron miradas de algunos transeúntes y entonces, en actitud de urgencia, el sphinge que recién había llegado se alejó por donde había venido. Los otros dos lo siguieron.   Pascual abrió la boca de asombro. Las puertas enrejadas del jardín del Árbol Padre jamás, jamás se dejaban sin vigilancia. Era inaudito. Sólo una situación muy grave podría sacar a los guardias de su puesto de esa manera. Pero no se detuvo a pensar más. Por unos segundos que se hicieron eternos, vio el paso a su meta absolutamente despejado para […]
Hey, lamento interrumpir tu lectura… Si ya eres parte de la comunidad, puedes entrar aquí para leer el artículo completo. Gran parte de los contenidos de este sitio son gratis, pero mis historias y los pensamientos más profundos y transformadores son contenido exclusivo de suscripción. Aquí encontrarás mis reflexiones, lo que me gusta y lo que no, las cosas en las que creo, lo que me apasiona, mis historias, mis éxitos y mis fracasos… un espacio para compartir las cosas que nos pasan en la vida. “Si has disfrutado las historias y las agendas Pascualina, esta suscripción te va a encantar” No tarda más de 60 segundos suscribirse, haz click aquí para suscribirte ahora. Suscribiéndote a mi sitio, encontrarás: - Contenido ilimitado a la sección Historias de la saga “Los Viajes Secretos de Pascualina”. - Contenido ilimitado a todas mis entradas de Blog. - Acceso a audio en Historias - Acceso via streaming al Book Club Pascualina - 40% de Descuento en la Agenda Pascualina 2021** (2 unidades al año) - 25% de Descuento en todos los productos Pascualina*** (No acumulable con descuento agenda) - Opción a participar en el sorteo de la caja Pascualina (una cada trimestre - Valor de productos por USD$100)
Elige tu moneda
Dólar de los Estados Unidos (US)
X