[email protected] suscriptores full obtienen un 40% de descuento en las agendas 2021 y un 25% en todos los productos

Episodio 2:

Un romance prohibido

Anochecía en los extensos jardines de arboris y los serenos habían comenzado a encender los faroles a gas, llenando la noche de minúsculas llamas azul anaranjadas que danzaban enmarcando las angostas avenidas de setos y adoquines. Todo había sido diseñado desde siglos antes a la usanza francesa, en el que la repetición y la figura geométrica de cada seto, arbusto y árbol debía transmitir la perfección y la armonía de la creación. Nada estaba ahí por azar, y aunque había algo laberíntico en su disposición, todos los senderos estaban trazados en perspectiva hacia al centro, hacia el imponente Árbol Padre, sede del gobierno de Sortes. El Gran Jardín estaba hecho para la reflexión, para que cordis y mentis que dirigían la nación, se adentraran en esa mole verde y negra buscando entre sus caminos la luz y la sabiduría necesaria para gobernar con justicia.   En una de las intersecciones de los caminos había una fuente de agua en cuyo borde estaba sentada una joven de pelo liso y oscuro, que estudiaba con gran interés un libro de arte pictórico renacentista. Un joven alto y delgado, que revisaba una bitácora astronómica, se encontraba sentado cerca suyo. Los mentis que pasaban por su lado lo miraban con curiosidad y suspicacia: Su esencia cordis era apreciable y no era bien visto que uno de ellos se detuviera ahí a esas horas de la noche. Pero él permanecía indiferente, sumido en su propio mundo. Cuando los transeúntes se disiparon, la mano del joven cordis se unió de improviso con la de la chica mentis. Ella miró a su alrededor y al comprobar que nadie los veía, le devolvió una sonrisa cómplice. Sobre sus cabezas resplandecía una inusual luna llena, tan grande que se podía distinguir cada cráter de su superficie. Nubes grises y azuladas bailaban a su alrededor cubriéndola parcialmente, pero poco a poco comenzaron a desvanecerse dando lugar a un astro infinitamente más luminoso. Ahí donde hacía unos instantes estaba la luna, ahora se veía brillar un inmenso sol de mediodía. La avenida principal de la ciudad de Arboris estaba a reventar. Como cada año, los cordis festejaban la ancestral fiesta de la cosecha. Ese día los alrededores del Árbol Padre cobraban vida y hasta el aire se teñía con un dulzor especial. Chicos y grandes vestían sus tradicionales trajes eduardianos acentuados con alegres colores y divertidas máscaras. En cada esquina se […]
Hey, lamento interrumpir tu lectura… Si ya eres parte de la comunidad, puedes entrar aquí para leer el artículo completo. Gran parte de los contenidos de este sitio son gratis, pero mis historias y los pensamientos más profundos y transformadores son contenido exclusivo de suscripción. Aquí encontrarás mis reflexiones, lo que me gusta y lo que no, las cosas en las que creo, lo que me apasiona, mis historias, mis éxitos y mis fracasos… un espacio para compartir las cosas que nos pasan en la vida. “Si has disfrutado las historias y las agendas Pascualina, esta suscripción te va a encantar” No tarda más de 60 segundos suscribirse, haz click aquí para suscribirte ahora. Suscribiéndote a mi sitio, encontrarás: - Contenido ilimitado a la sección Historias de la saga “Los Viajes Secretos de Pascualina”. - Contenido ilimitado a todas mis entradas de Blog. - Acceso a audio en Historias - Acceso via streaming al Book Club Pascualina - 40% de Descuento en la Agenda Pascualina 2021** (2 unidades al año) - 25% de Descuento en todos los productos Pascualina*** (No acumulable con descuento agenda) - Opción a participar en el sorteo de la caja Pascualina (una cada trimestre - Valor de productos por USD$100)
Elige tu moneda
Dólar de los Estados Unidos (US)
X