[email protected] suscriptores full obtienen un 40% de descuento en las agendas 2021 y un 25% en todos los productos

Episodio 16:

El hombre de la máscara de bronce

Los cristales explotaron. Libia gritó. Pascualina no pudo. El impacto las levantó en el aire y las golpeó contra todas las esquinas del oscuro compartimento. El furgón giró, giró, hasta que otro impacto lo detuvo. Y entonces, silencio. …pero no por mucho.   Pascua no supo cuántas sirenas comenzaron a sonar a lo lejos, inundando el lugar con su agudo chirrido. No sabía si eran policías o ambulancias, si se acercaban o alejaban. Tampoco sabía si había sobrevivido o si estaba en algún extraño limbo donde su alma estaría condenada a deambular entre la oscuridad y ruidos odiosos. La cabeza le daba vueltas y le dolía cada hueso del cuerpo. El escozor en la herida de su sien derecha fue tan intenso que demoró unos segundos en abrir los ojos. Sentía algo tibio deslizándose por su oreja y mejilla. Podía apostar a que era sangre, pero no quería tocarla. Al menos esa sensación le aseguraba que estaba viva. —¿Libia? El foco de emergencia se había dañado. No veía nada. Estiró su brazo y buscó a Libia a su alrededor; sus dedos se deslizaban en el vacío. Apenas se podía mover, pero inspiró profundo y se arrastró a tientas hacia su derecha. Con cada movimiento se impulsaba internamente a sobreponerse, a salir de ahí, a pedir ayuda… —Si me escuchas, ¡aléjate de la puerta! Una voz femenina la sobresaltó y alivió a la vez. Venía de afuera. En la oscuridad era imposible saber dónde estaba la puerta, así que apretó los párpados y esperó el golpe. Lo que recibió fue más bien un golpe de luz. Frente a Pascua, las puertas abolladas de la furgoneta se abrieron de par en par. La rodeó el sonido errático de muchos autos a gran velocidad. También el frío, seco y espeso. Luego voces indescifrables de hombres, de niños… de Ludovico, de Andriev. ¿Seguía soñando? Primero borrosa, después delineada y vívida, una oficial de policía terminó de mover la hojalata que obstaculizaba su paso y el crujido fue lo último que Pascualina necesitó para terminar de despertar. La mujer entró al compartimento y extendió su mano hacia ella. La tomó sin pensar. A unos metros de ahí, una patrulla con sus luces altas iluminaba el sector como en pleno día. Alguien tomó su blusa desde la espalda. —¿Te vas sin mí, Paska? Volteó por la sorpresa y el susto. Libia aparecía por fin. Se veía […]
Hey, lamento interrumpir tu lectura… Si ya eres parte de la comunidad, puedes entrar aquí para leer el artículo completo. Gran parte de los contenidos de este sitio son gratis, pero mis historias y los pensamientos más profundos y transformadores son contenido exclusivo de suscripción. Aquí encontrarás mis reflexiones, lo que me gusta y lo que no, las cosas en las que creo, lo que me apasiona, mis historias, mis éxitos y mis fracasos… un espacio para compartir las cosas que nos pasan en la vida. “Si has disfrutado las historias y las agendas Pascualina, esta suscripción te va a encantar” No tarda más de 60 segundos suscribirse, haz click aquí para suscribirte ahora. Suscribiéndote a mi sitio, encontrarás: - Contenido ilimitado a la sección Historias de la saga “Los Viajes Secretos de Pascualina”. - Contenido ilimitado a todas mis entradas de Blog. - Acceso a audio en Historias - Acceso via streaming al Book Club Pascualina - 40% de Descuento en la Agenda Pascualina 2021** (2 unidades al año) - 25% de Descuento en todos los productos Pascualina*** (No acumulable con descuento agenda) - Opción a participar en el sorteo de la caja Pascualina (una cada trimestre - Valor de productos por USD$100)
Elige tu moneda
Dólar de los Estados Unidos (US)
X