[email protected] suscriptores full obtienen un 40% de descuento en las agendas 2021 y un 25% en todos los productos

Episodio 11:

El regreso de Ramiro

Pascualina saltó tras sentir dos pequeños golpes en la ventana. Fuera del auto, Andriev la miraba con confusión. ¿Qué hacía sentada frente al volante? Subió la mirada tan rápido que no alcanzó a ocultar las huellas de lágrimas en su rostro. En silencio, Andriev hizo un gesto con su mano a través del vidrio para que ella saliera de ahí y se moviera hasta el sitio del copiloto. Pascua quitó el seguro de la puerta y bajó. —¿Estás bien? —preguntó él, al hacerse a un lado para que ella pasara. —Sí —mintió. Él alzó una ceja pero no insistió. Se sentía contra el tiempo. Entró, cerró la puerta y encendió el motor, aun cuando Pascualina todavía no se sentaba junto a él. Sus movimientos eran muy lentos, o quizá él los veía así pues tenía prisa. Apenas ella terminó de rodear el auto, abrir la puerta y tomar el asiento copiloto, miró fijamente a Andriev unos segundos. Luego puso su mano sobre la de él, que aún sostenía las llaves en el contacto. —¿Sucede algo? —Apaga el motor —le ordenó. Él no se movió, más bien por la sorpresa. —Tenemos que irnos, Paska. Te explicaré en el camino… —Explícame ahora. Había algo en el tono de Pascualina que era completamente nuevo para Andriev. También en su mirada. Tenía rastros de haber llorado mucho, pero su actitud ahora no era de tristeza, sino de seriedad. De decisión. Pascua no quería que le contaran el plan. Quería ser parte del plan. Andriev apagó el motor y retiró suavemente las llaves, como si estuviese lidiando con una bomba que había que desactivar. Chequeó los asientos traseros, asegurándose de que los niños siguieran dormidos. Apoyó entonces su espalda en el respaldo, cediendo a regañadientes. Echó mano a su habilidad de síntesis, algo aprendido en la academia de seguridad federal, para resumir todo lo sucedido en pocas líneas. Libia tuvo razón: había un cuerpo sin identificar en la lista de pasajeros fallecidos y, tal como anunció, lo hicieron desaparecer de la morgue dejando sólo sus ropas. Andriev le explicó que Drescher llamó a sus unidades inmediatamente para iniciar la búsqueda, y que al mismo tiempo regresaron corriendo a la habitación de Libia pues temía que la secuestraran también. —¿Secuestro? —repitió Pascua, arrugando la frente—. No, la vi con mis propios ojos hace quince o veinte minutos. Salió del ascensor con uno de los policías, la […]
Hey, lamento interrumpir tu lectura… Si ya eres parte de la comunidad, puedes entrar aquí para leer el artículo completo. Gran parte de los contenidos de este sitio son gratis, pero mis historias y los pensamientos más profundos y transformadores son contenido exclusivo de suscripción. Aquí encontrarás mis reflexiones, lo que me gusta y lo que no, las cosas en las que creo, lo que me apasiona, mis historias, mis éxitos y mis fracasos… un espacio para compartir las cosas que nos pasan en la vida. “Si has disfrutado las historias y las agendas Pascualina, esta suscripción te va a encantar” No tarda más de 60 segundos suscribirse, haz click aquí para suscribirte ahora. Suscribiéndote a mi sitio, encontrarás: - Contenido ilimitado a la sección Historias de la saga “Los Viajes Secretos de Pascualina”. - Contenido ilimitado a todas mis entradas de Blog. - Acceso a audio en Historias - Acceso via streaming al Book Club Pascualina - 40% de Descuento en la Agenda Pascualina 2021** (2 unidades al año) - 25% de Descuento en todos los productos Pascualina*** (No acumulable con descuento agenda) - Opción a participar en el sorteo de la caja Pascualina (una cada trimestre - Valor de productos por USD$100)
Elige tu moneda
Dólar de los Estados Unidos (US)
X