[email protected] suscriptores full obtienen un 40% de descuento en las agendas 2021 y un 25% en todos los productos

Episodio 6:

La isla de los brujos

Apenas el portal se cerró tras él, Pascual sintió el inconfundible sonido del agua. Desde su infancia y por muchos años, el mar calmo era sinónimo de llegar a casa. Ahora le recordaba que juró no regresar. Cerró los ojos e inspiró profundo. Sortes ya no era su hogar pero conocía cada rincón, cada piedra del largo sendero que tenía frente a sí, cada banderilla del ferry que llegaba hasta la costa. Estuvo ahí mil veces, en verano o invierno, tal como el que lo recibía hoy, con viento gélido y rastros de nieve en las esquinas. El inusual silencio que lo rodeaba acentuaba el sentimiento de pausa, aunque no había espacio para arrepentirse. Unos pocos kilómetros lo separaban de su pasado e intentaría llegar a destino sin rasguños, pero si algún sphinge lograba apresarlo, no se resistiría; lo más importante era llegar hasta el Pater Concilius. Seguro sus guardias lo llevarían ante él. Lo que pasara desde ahí en adelante ya era otro asunto y lidiaría con eso cuando tuviese que hacerlo.   Ajustó su abrigo y se detuvo justo en la bifurcación que obligaba a elegir: o caminar por el sendero de piedra, como una muralla china sobre el mar, o bajar hacia el embarcadero para tomar el ferry hasta la isla. Los Mentis preferían caminar aunque demoraran más tiempo; los Cordis amaban estar cerca del agua. Ambas razas de fundadores siempre buscaban la forma de consentir sus distinciones. Pascual bajó las escalerillas, como tantas veces antes. Había escarcha en el pasamanos. La temperatura decaía aún más a medida que se acercaba a los tablones húmedos. Continuaba el silencio, con la sola interrupción de leves olas golpeando los malogrados pilotes del muelle. No había gaviotas en Sortes. No abundaban las aves, salvo los muchos tipos de búhos en las áreas montañosas y pantanosas. Tampoco podían encontrarse pulpos, focas o delfines; el animal acuático por excelencia ahí eran las ballenas, grandes y majestuosas, danzando en cualquier época del año junto al ferry. Uno como ése, el que se alzaba frente a Pascual sin amarras y listo para zarpar.   Era una versión renovada de los barcos a vapor de antaño, pensados para río o lago pero que aquí cruzaba un mar, con una gran rueda en la popa equipada con fuertes paletas para empujar a través del agua. Una embarcación perfectamente bien conservada, detenida en el tiempo, aunque en […]
Hey, lamento interrumpir tu lectura… Si ya eres parte de la comunidad, puedes entrar aquí para leer el artículo completo. Gran parte de los contenidos de este sitio son gratis, pero mis historias y los pensamientos más profundos y transformadores son contenido exclusivo de suscripción. Aquí encontrarás mis reflexiones, lo que me gusta y lo que no, las cosas en las que creo, lo que me apasiona, mis historias, mis éxitos y mis fracasos… un espacio para compartir las cosas que nos pasan en la vida. “Si has disfrutado las historias y las agendas Pascualina, esta suscripción te va a encantar” No tarda más de 60 segundos suscribirse, haz click aquí para suscribirte ahora. Suscribiéndote a mi sitio, encontrarás: - Contenido ilimitado a la sección Historias de la saga “Los Viajes Secretos de Pascualina”. - Contenido ilimitado a todas mis entradas de Blog. - Acceso a audio en Historias - Acceso via streaming al Book Club Pascualina - 40% de Descuento en la Agenda Pascualina 2021** (2 unidades al año) - 25% de Descuento en todos los productos Pascualina*** (No acumulable con descuento agenda) - Opción a participar en el sorteo de la caja Pascualina (una cada trimestre - Valor de productos por USD$100)
Elige tu moneda
Dólar de los Estados Unidos (US)
X