[email protected] suscriptores full obtienen un 40% de descuento en las agendas 2021 y un 25% en todos los productos

Episodio 15:

La niña del sombrero brujo

Apenas volvió en sí, Pascualina logró deshacerse de la capucha para tomar aire con una bocanada urgente. Veía borroso y sentía el mareo del auto en movimiento. Se quitó el abrigo como si buscara más espacio en sus pulmones, palpando luego su suéter empapado en sudor. Presionó su mano derecha contra su sien: el dolor era insoportable. Temió que hubiese sangre por todos lados, pero no. Era sólo una contusión que aparecería pronto al costado de su ceja como una sombra verde y violeta. —No te alteres, el hematoma combinará con tus ojos.   Pascua saltó de la impresión y pegó su espalda a un extremo del furgón. —¿Qué haces aquí? Libia Livanov, sentada en la esquina opuesta, subió una ceja. —Mens cum corde para ti también —se burló, aunque con menos energía de la acostumbrada. Se notaba dolorida e incómoda—. ¿Qué hago? Disfruto del viaje. Tú deberías hacer lo mismo. —Nos acaban de secuestrar —dijo Pascua con un hilo de voz, aún en shock, sorprendida por la indiferencia de Libia— ¡También a ti! ¿Cómo estás tan tranquila? —¿Y qué debería hacer, según tú? Estamos en una furgoneta que va corriendo por la carretera. ¿Quieres forzar las puertas y lanzarte al vacío? Recuéstate, relájate y alégrate de tener compañía. —No me voy a relajar —protestó, inquieta. Se deslizó a gatas para reconocer el sector a su alrededor y tocó uno a uno los ribetes de metal hasta las puertas cerradas. No había ventanas laterales en la zona de carga donde ambas estaban, así que, si no fuera por una exigua luz amarillenta en el techo, como un pequeño foco de emergencia, estarían en la penumbra total—. Mundita, Ludovico, Andriev… Libia chasqueó sus dedos para que Pascua dejara de divagar y la mirara de frente. —Re-lá-ja-te. Vamos todos al mismo lugar. Tus hermanos y tu noviecito deben estar en otra de las furgonetas, los verás en unas horas. Pascua se sentó de golpe. —¿Tú sabes a dónde nos llevan? —A Sortes, dónde más —respondió Libia—. Nunca planeé que fuese de esta manera, pero creo que ya le veo la gracia. Quizá ésta era la única forma de entrar, después de todo. —Sortes —repitió Pascua, intentando calmarse— ¿Es un pueblo en Holanda? Libia bufó. —No pongas esa cara. Ya basta. —Pondré la cara que quiera hasta que me expliques de qué estás hablando —se exasperó Pascualina—. En nuestro curso en Lichtenstein me […]
Hey, lamento interrumpir tu lectura… Si ya eres parte de la comunidad, puedes entrar aquí para leer el artículo completo. Gran parte de los contenidos de este sitio son gratis, pero mis historias y los pensamientos más profundos y transformadores son contenido exclusivo de suscripción. Aquí encontrarás mis reflexiones, lo que me gusta y lo que no, las cosas en las que creo, lo que me apasiona, mis historias, mis éxitos y mis fracasos… un espacio para compartir las cosas que nos pasan en la vida. “Si has disfrutado las historias y las agendas Pascualina, esta suscripción te va a encantar” No tarda más de 60 segundos suscribirse, haz click aquí para suscribirte ahora. Suscribiéndote a mi sitio, encontrarás: - Contenido ilimitado a la sección Historias de la saga “Los Viajes Secretos de Pascualina”. - Contenido ilimitado a todas mis entradas de Blog. - Acceso a audio en Historias - Acceso via streaming al Book Club Pascualina - 40% de Descuento en la Agenda Pascualina 2021** (2 unidades al año) - 25% de Descuento en todos los productos Pascualina*** (No acumulable con descuento agenda) - Opción a participar en el sorteo de la caja Pascualina (una cada trimestre - Valor de productos por USD$100)
Elige tu moneda
Dólar de los Estados Unidos (US)
X