[email protected] suscriptores full obtienen un 40% de descuento en las agendas 2021 y un 25% en todos los productos

Episodio 4:

La Conjura de los Insurgentes

Eran las 20:15 horas y el tren estaba por llegar al cruce. Una vez ahí, forzosamente debía detenerse. No era común ver a Custos Beschermen, el guardián del portal de Brujas, en el interior de la gran isla de Sortes, pero aquella situación especial lo ameritaba, debía ser cauto y regresar cuanto antes. Sentado en su asiento, intentaba pasar desapercibido, ocultando su rostro bajo el ala del sombrero y el pliegue de su capa. Transcurridos unos segundos el tren, efectivamente, comenzó a frenar. Los ojos de Custos brillaron al fijar su objetivo a través de la ventana. Se incorporó, acomodando bien su capa para cuidar que su rostro no quedara al descubierto y caminó hasta llegar a la puerta de salida, la que comenzó a examinar con cierta premura. Sabía que tenía un minuto exacto antes de que el tren se pusiera en marcha de nuevo. A lo lejos, su vecina de asiento no le quitaba la vista de encima. Intrigada por el extraño comportamiento que Custos había mantenido durante el trayecto, la mujer consideró oportuno avisar a un joven auxiliar que se encontraba cerca de ella. Si bien la seguridad no era un tema del que solían preocuparse en Sortes, las cosas se habían puesto raras desde el regreso de Pascual Della Calabazza, una noticia que había corrido como la pólvora. Custos, encorvado sobre las bisagras, analizaba el funcionamiento de aquella puerta metálica. El conocimiento que tenía del mecanismo que abría el portal de Brujas, hacía que cualquier otro engranaje fuera pan comido para él. —Disculpe, señor… Custos estaba tan concentrado en lo suyo que no había visto venir al chico, sobresaltándose al encontrarse con los ojos del operario. Desde el ángulo del joven, aquel hombre parecía un despistado anciano con joroba intentando salir del vagón. —No era mi intención asustarlo, señor —agregó rápidamente el auxiliar, con el tono condescendiente que utiliza un joven al hablar con un anciano confundido—. Quería informarle que aún no llegamos a la estación de destino, el tren solo ha parado momentáneamente para dejar pasar un tren de carga. La puerta no se abrirá hasta dentro de treinta minutos. Hubo una pausa incómoda en la que Custos comprendió lo que estaba sucediendo. El joven no lo había reconocido como el regente del portal, así que aprovechando el juego se mantuvo encorvado. —Gracias, joven. A esta edad la cabeza comienza a gastarle a uno algunas […]
Lamento interrumpir tu lectura… 😕 🦉 Si ya eres parte de la comunidad 😃 puedes entrar 👉🏻 AQUI para leer el artículo completo. 🦄 Gran parte de los contenidos de este sitio son gratis, pero mis historias y los pensamientos más profundos y transformadores son contenido exclusivo de suscripción. 🦋 Aquí encontrarás mis reflexiones, lo que me gusta y lo que no, las cosas en las que creo, lo que me apasiona, mis historias, mis éxitos y mis fracasos… un espacio para compartir las cosas que nos pasan en la vida. ✨“Si has disfrutado las historias y las agendas Pascualina, esta suscripción te va a encantar”✨ No tarda más de 60 segundos suscribirse, haz click 👉🏻 AQUI para suscribirte ahora. SUSCRIBIENDOTE A MI SITIO TENDRAS: ⭐️ Acceso ilimitado a mi saga "Los Viajes Secretos de Pascualina" en la sección Historias (Temporada 1 disponible en audio también) ⭐️ Acceso ilimitado a todas mis entradas de Blog. ⭐️ 40% de descuento en la Agenda Pascualina 2021 (Solo 2 unidades al año) ⭐️ 25% de descuento en todos los productos de Pascualina.com todo el año (No acumulable con descuento agenda) ⭐️ Opción a participar en el sorteo de la caja Pascualina (Una cada trimestre – Valor de productos US$100)
X