[email protected] suscriptores full obtienen un 40% de descuento en las agendas 2021 y un 25% en todos los productos

Episodio 7:

Una llave y un libro

La abandonamos… La abandoné ahí —susurró Pascua, abrumada, hablando consigo misma mientras bajaba del auto. Entre tanta prisa y miedo, el siguiente paso a seguir se transformó en una discusión nerviosa que Andriev prefirió ceder. Estaban desconsolados, sin saber qué era lo mejor en esos momentos. Eligió no contradecir a Pascualina y aceptó ir hasta el hogar de la familia, si bien era una movida peligrosa por ser un lugar muy evidente de refugio. En todo caso, y después de sostener muchas veces la mirada en el espejo retrovisor, habría jurado que nadie los seguía… A esa hora de la noche el tráfico había bajado bastante y tuvieron suerte de entrar rápidamente al centro de la ciudad. Rodeando el canal Singel, la zona de Herengracht —o “canal de los señores”— era de las más cotizadas y elegantes en Amsterdam, con importantes hoteles y museos, y donde, por razones obvias, escaseaban los espacios para estacionar. Encontraron uno a un par de cuadras de la casa-barco de los Della Calabazza. El agente ni siquiera había apagado debidamente el motor cuando Ludovico y Rosamunda ya habían comenzado a correr calle abajo. Pascualina se tardó algo más, lo suficiente para que Andriev la alcanzara. —No te hagas eso. Todo pasó muy rápido, no teníamos opciones —le aseguró, en su tono más conciliador. Pascua seguía adelante con pasos frenéticos y él seguía buscándola con la mirada. —¿Tendremos que escondernos en casa para siempre?—temió Ludovico, temblando sutilmente. —Claro que no —respondió Andriev—. Venir aquí fue una decisión apresurada y las condiciones cambiarán en cualquier minuto. —Debíamos venir aquí —replicó Pascua, como si debiese explicar que su decisión no era un capricho—. Tenemos que encontrar alguna pista sobre papá, tomar el auto otra vez y… —Ya pensaré dónde ir —la interrumpió él, mientras sacaba el celular de su bolsillo y lo miraba de reojo. Vibraba sin parar. —No quiero morir —murmuró Lu, apurando el paso. —Si hubiesen querido matarnos, ya lo habrían hecho —lo calmó Andriev. —¿Estás seguro de eso? —discutió Pascualina, con las mejillas rojas por el frío y la angustia. —No somos su real objetivo —negó Andriev—. Nunca lo fuimos. Pascua respiró hondo. —Mamá tampoco, pero los hizo enojar.   Lu tenía un juego de llaves en su mochila. Estaba tan nervioso que se demoró unos minutos en encontrarlas, y luego no podía distinguir cuál era la indicada ni calzarla bien en la cerradura. A […]
Hey, lamento interrumpir tu lectura… Si ya eres parte de la comunidad, puedes entrar aquí para leer el artículo completo. Gran parte de los contenidos de este sitio son gratis, pero mis historias y los pensamientos más profundos y transformadores son contenido exclusivo de suscripción. Aquí encontrarás mis reflexiones, lo que me gusta y lo que no, las cosas en las que creo, lo que me apasiona, mis historias, mis éxitos y mis fracasos… un espacio para compartir las cosas que nos pasan en la vida. “Si has disfrutado las historias y las agendas Pascualina, esta suscripción te va a encantar” No tarda más de 60 segundos suscribirse, haz click aquí para suscribirte ahora. Suscribiéndote a mi sitio, encontrarás: - Contenido ilimitado a la sección Historias de la saga “Los Viajes Secretos de Pascualina”. - Contenido ilimitado a todas mis entradas de Blog. - Acceso a audio en Historias - Acceso via streaming al Book Club Pascualina - 40% de Descuento en la Agenda Pascualina 2021** (2 unidades al año) - 25% de Descuento en todos los productos Pascualina*** (No acumulable con descuento agenda) - Opción a participar en el sorteo de la caja Pascualina (una cada trimestre - Valor de productos por USD$100)
Elige tu moneda
Dólar de los Estados Unidos (US)
X