[email protected] suscriptores full obtienen un 40% de descuento en las agendas 2021 y un 25% en todos los productos

Episodio 5:

Una máscara rota

Seguían gritando por voluntarios. El capitán de la brigada de Bomberos, Max Kuyt, no se sentó a esperar y comenzó a remover los trozos de metal con sus propias manos. Milka, una hermosa ejemplar de Pastor Belga entre la mejor camada de perros de salvamiento en Amsterdam, ladraba y ladraba a su lado, golpeando con sus patas, indicando dónde tenían que escarbar. Inequívocamente, alguien bajo esos escombros aún estaba vivo. Max sólo se detuvo para exigir que sacaran a un odioso equipo de CNN que intentaba colarse en la escena de salvataje. Una tal Nicolette Evelien enrostraba sus credenciales para poder pasar y tener una toma cercana del rescate que estaba ocurriendo, demandando que le dieran nombres y detalles. El tono del capitán fue categórico: ni el Rey Guillermo de Orange tenía acceso a la zona del accidente sin su permiso, y como las cadenas televisivas lo tenían harto en su aprovechamiento mediático, dio orden expresa de veto para cualquiera de ellas. Dos policías acataron inmediatamente y escoltaron a periodista y camarógrafo de regreso al cerco de seguridad, mientras ella blandía su micrófono en el aire asegurando que el alcalde mismo respaldaba su trabajo… El capitán siguió en lo suyo. El vagón número 4 estaba convirtiéndose en un dolor de cabeza y un verdadero misterio. Los equipos forenses ya habían llegado a ciertas conclusiones, si bien las habían compartido únicamente con los cabecillas de las brigadas y aún no con las autoridades, para que no los tildaran de locos. Por lo pronto, descubrieron que el freno de seguridad se había activado desde ese carro, pero eso no tenía nada de extraño. Lo extraño es que era el único vagón con el total de sus pasajeros fallecidos. No tenía sentido. Incluso el número 3, que en términos físicos sufrió un mayor impacto, había terminado con sólo un muerto y todo el resto con heridas de diversa gravedad. Al menos dos de sus mejores paramédicos coincidían en que los pasajeros del número 4 no habían muerto por aplastamiento, contusiones cerebrales o hemorragias internas, sino por asfixia, simplemente asfixia… Bueno, todos menos una. Se necesitaron tres hombres para forzar la puerta abollada. Tras el latón, protegida por un asiento desencajado y pilas de equipaje, una chica de vestido negro apenas respiraba abrazada a sus piernas en posición fetal. El mismo Max la tomó en sus brazos para sacarla de ahí. A un par […]
Hey, lamento interrumpir tu lectura… Si ya eres parte de la comunidad, puedes entrar aquí para leer el artículo completo. Gran parte de los contenidos de este sitio son gratis, pero mis historias y los pensamientos más profundos y transformadores son contenido exclusivo de suscripción. Aquí encontrarás mis reflexiones, lo que me gusta y lo que no, las cosas en las que creo, lo que me apasiona, mis historias, mis éxitos y mis fracasos… un espacio para compartir las cosas que nos pasan en la vida. “Si has disfrutado las historias y las agendas Pascualina, esta suscripción te va a encantar” No tarda más de 60 segundos suscribirse, haz click aquí para suscribirte ahora. Suscribiéndote a mi sitio, encontrarás: - Contenido ilimitado a la sección Historias de la saga “Los Viajes Secretos de Pascualina”. - Contenido ilimitado a todas mis entradas de Blog. - Acceso a audio en Historias - Acceso via streaming al Book Club Pascualina - 40% de Descuento en la Agenda Pascualina 2021** (2 unidades al año) - 25% de Descuento en todos los productos Pascualina*** (No acumulable con descuento agenda) - Opción a participar en el sorteo de la caja Pascualina (una cada trimestre - Valor de productos por USD$100)
Elige tu moneda
Dólar de los Estados Unidos (US)
X