[email protected] suscriptores full obtienen un 40% de descuento en las agendas 2021 y un 25% en todos los productos

Episodio 3:

Una puerta con dos destinos

Pascual della calabazza cerró hasta el último botón de su abrigo y metió las manos en sus bolsillos. La tarde estaba fría en Brujas. El tren llegó a tiempo a la estación y desde ahí eran sólo quince minutos a pie hasta su destino. No llevaba maleta. Arrugaba en su puño un papel con la dirección, ansioso, reconociendo la sandez de escribir palabras que sabía de memoria. Vio su reflejo en un charco del asfalto y se irguió. Hombros atrás, mentón arriba… como le enseñó su padre, como el padre de su padre le enseñó a él. Los Della Calabazza llevaban su altura como un estandarte; nada de qué avergonzarse, nada que esconder.   La brisa le hizo perder la sensación del tiempo y llegó hasta la iglesia de Sint-Jacob en un pestañeo. Era una magnífica construcción gótica erigida en 1240, cuyas melodiosas campanas sonaban cada una hora y se escondían bajo bellas molduras rocosas. En pocos minutos comenzarían a repicar, y aunque Pascual amaría volver a escucharlas como antaño, no estaba seguro de poder esperar. Su verdadero objetivo estaba al otro lado de las murallas. Rodeó la iglesia y cortó camino por un pequeño callejón lateral que terminaba en la transitada vía de Sint-Jacobstraat. Respiró hondo y se detuvo. Sintió su corazón latir con fuerza. Reanudó el paso, lento calle abajo, hasta que el murmullo de contrabajos se hizo suficientemente claro. En un antiguo edificio del siglo XVIII, hoy reconocido como el Conservatorio de Música de Brujas, había alumnos practicando con esos grandiosos instrumentos en el salón que daba a la calle. Intentaban seguir el ritmo de la partitura, y su profesor, un sujeto de baja estatura y pronunciada calvicie, no estaba contento con el resultado. Les hacía repetir una y otra vez la obertura de la pieza. Pascual sonrió. Recordó que su padre alguna vez lo instó a practicar el piano, pero él siempre se negó. Creía no tener talento para la música, pero nunca lo intentó lo suficiente. Su interés estaba en las estrellas.   Uno de los estudiantes captó al hombre que los observaba, dejó de tocar y le hizo señas a su maestro. Él volteó, interrumpiendo la música del grupo para encontrarse con los ojos de Pascual tras el ventanal. Se miraron intensamente. El instructor belga se quitó sus anteojos con pulso tembloroso. Sin explicaciones, ordenó a los jóvenes que se tomaran cinco minutos de […]
Hey, lamento interrumpir tu lectura… Si ya eres parte de la comunidad, puedes entrar aquí para leer el artículo completo. Gran parte de los contenidos de este sitio son gratis, pero mis historias y los pensamientos más profundos y transformadores son contenido exclusivo de suscripción. Aquí encontrarás mis reflexiones, lo que me gusta y lo que no, las cosas en las que creo, lo que me apasiona, mis historias, mis éxitos y mis fracasos… un espacio para compartir las cosas que nos pasan en la vida. “Si has disfrutado las historias y las agendas Pascualina, esta suscripción te va a encantar” No tarda más de 60 segundos suscribirse, haz click aquí para suscribirte ahora. Suscribiéndote a mi sitio, encontrarás: - Contenido ilimitado a la sección Historias de la saga “Los Viajes Secretos de Pascualina”. - Contenido ilimitado a todas mis entradas de Blog. - Acceso a audio en Historias - Acceso via streaming al Book Club Pascualina - 40% de Descuento en la Agenda Pascualina 2021** (2 unidades al año) - 25% de Descuento en todos los productos Pascualina*** (No acumulable con descuento agenda) - Opción a participar en el sorteo de la caja Pascualina (una cada trimestre - Valor de productos por USD$100)
Elige tu moneda
Dólar de los Estados Unidos (US)
X