Volver a blogs

Postres saludables

Quién dijo que las verduras se comen solo como ensalada

Soy fan de los postres. No lo puedo evitar.

Sí, también soy consciente de que hay que llevar una dieta balanceada y saludable, así que procuro tener una porción de vegetales, verduras u hortalizas en mis comidas. Para nadie es novedad de que se trata de uno de los grupos alimenticios más funcionales, pues ofrecen a nuestro cuerpo una fuente diversa de nutrientes, fibra, vitaminas y minerales. 

Hace un tiempo, aburrida de las ensaladas, salteados y otras preparaciones con las verduras, me eché un clavado en la web y comencé a ver posibilidades de incluir estos alimentos en los postres. ¡Y encontré una amplia variedad de posibilidades!

¿Que por qué me molesto en agregar verduras a todo… incluso a los postres? La respuesta es ¿Y por qué no? Quiero decir, si voy a comer algo, ojalá que sirva a mi cuerpo tanto como pueda, aportándole tantos nutrientes como sea posible. ¡Es nuestro combustible después de todo! Si haces deporte, estudias, trabajas qué mejor que disfrutar de una comida increíble que te de toda la energía necesaria.

Y si bien hay muchas escuelas de pensamiento sobre la nutrición y cómo las personas deben comer para tener una salud óptima, casi siempre las verduras están ahí.

¿Te ateverías a probar esta versión dulce?

Acá he reunido algunas recetas de postres, cuyo resultado, creéme… te va a gustar tanto como a mí.

El pan perfecto de zapallo italiano

Este pan de zapallo italiano, también conocido como calabacín o zucchini, se convierte en el ingrediente estrella de este delicioso queque. El calabacín es un alimento que además de tener un bajo contenido en grasas, resulta saciante y es un excelente elemento para la salud digestiva. Acá te ofrezco una forma diferente de consumirlo.

Ingredientes

  • 3 huevos grandes
  • 1/2 taza de aceite vegetal
  • 1/2 taza de azúcar morena ligeramente compacta
  • 3/4 taza de azúcar granulada
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada rallada
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 tazas de harina para todo uso
  • 2 tazas de calabacín rallado ligeramente compactadas (triturar justo antes de agregar).
  • 2/3 taza de nueces picadas (opcional)

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 180º C.  Unta con mantequilla un molde para pan estándar de 9×5, o cúbrelo con papel para hornear si lo deseas, así podrás desmontarlo fácilmente.
  2. En un tazón grande, bate los huevos, el aceite, el azúcar, la canela, la nuez moscada y la vainilla hasta que todo quede bien incorporado.
  3. Mezcla primero el polvo de hornear, el bicarbonato y la sal, después agrega la harina. Cuando la harina esté casi completamente incorporada, agrega el calabacín (estrújalo suavemente entre tus manos para quitar el exceso de agua) y las nueces. Deja de mezclar cuando no quede harina seca y el calabacín esté uniformemente disperso. No mezcles demasiado esta masa.
  4. Vierte la masa en tu molde preparado y alísala. Hornea durante unos 60 minutos o hasta que un palillo insertado cerca del centro salga sin masa húmeda (las migas húmedas están bien). Deja que el pan se enfríe durante 10 a 15 minutos antes de sacarlo del horno.
  5. Corta y ¡disfruta tu pan tibio con mantequilla o queso crema!

Tips:

  • Los zapallos pequeños a medianos tienen el mejor sabor y no son demasiado acuosos. Además, agregan mucha cáscara colorida que hace que el pan sea bonito y saludable.
  • El procesador de alimentos crea trozos de zapallo más grandes y secos, si tienes uno ¡úsalo!
  • Cuando hagas la prueba del palillo en el pan, no bajes directamente por la grieta en el centro, insértalo en un ángulo justo fuera de la grieta. ¿Por qué? A veces hay un poco de masa pegajosa en la parte superior de los panes húmedos, aunque la barra esté perfectamente cocida.
  • Si te gusta el pan súper suave, envuélvelo en papel de aluminio, caliéntalo un poco en el horno y refrigéralo durante la noche.

*Fotos: de TVFGI.

Unos cautivadores brownies de camote

El camote es una buena fuente de vitamina C y  vitaminas del complejo B. También tienen un alto contenido de betacaroteno, cuyas propiedades ayudan a cuidar el sistema inmunológico y a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer. Te ofrezco una opción dulce donde podrás obtener todas sus bondades y un delicioso gusto a chocolate.

Ingredientes

  • 1/2 taza de camote cocido y triturado
  • 1/4 taza de aceite de coco derretido
  • 1/4 taza de mantequilla de almendras o maní
  • 1/4 taza de miel o jarabe de maple
  • 2 huevos
  • 1/2 taza de cacao en polvo sin azúcar
  • 1/4 taza de harina de coco
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 taza de chispas de chocolate + extra para cubrir

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 180º C. y forra un molde para hornear con papel para hornear. Dejar de lado.
  2. En un tazón mediano, combina todos los ingredientes excepto las chispas de chocolate. Mezcla con una espátula o cuchara de madera hasta que la masa esté suave y todo se haya incorporado.
  3. Deja reposar la masa durante 5 minutos para que la harina de coco pueda absorber los ingredientes húmedos.
  4. Incorpora las chispas de chocolate.
  5. Extiende la masa en un molde forrado, usando la cuchara o espátula para asegurarte de que la masa se distribuya uniformemente.
  6. Espolvorea chispas de chocolate adicionales encima (opcional).
  7. Hornea por 30-35 minutos.
  8. Deja que los brownies se enfríen completamente antes de cortarlos. Cuanto más se enfríen, más se endurecerán.
  9. Cortado, disfruta (¡por supuesto!) y guarda el resto un recipiente hermético en el refrigerador o congelador.

Tips:

  • Reduce el dulzor reduciendo la cantidad de chispas de chocolate. Si te gusta el sabor amargo del chocolate, no agregues media taza sino  ¾ de cacao en polvo.
  • Puedes reemplazar el camote con puré de calabaza. Estos elementos color naranja se pueden intercambiar en varias recetas.

* Fotos: The Natural Nurturer

Las siempre elegantes trufas de… ¡palta y chocolate!

La palta, también conocida como aguacate, esconde bajo su piel una pulpa untuosa y nutritiva que, aparte de cautivar, ayuda a regular el colesterol y a ganar vitalidad. Acá te dejo una receta que la lleva como protagonista. Su textura es similar a la de las trufas de ganache. Estos bocadillos de ensueño mantienen su forma en el refrigerador, pero cuando los muerdes… ¡delicia al paladar!

Ingredientes

  • 3 paltas maduras (450 g)
  • 3 – 4 cucharadas (60-80g) jarabe de maple
  • 1/4 taza ( 65 g ) de la mantequilla de frutos secos de tu preferencia (con mantequilla de semillas de girasol queda genial)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/2 taza (40 g) de cacao o cacao en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de café instantáneo o expreso en polvo  (opcional)
  • 1/4 taza (30 g) de pistachos sin cáscara o trozos de almendra
  • 1/4 taza (20 g) de coco rallado sin azúcar

Instrucciones

  1. Coloca las paltas en un procesador de alimentos o licuadora. Agrega el jarabe de maple, la mantequilla de nueces/semillas y la vainilla.
  2. Procesa hasta que quede suave. Dale su tiempo, no deben quedar grumos de palta.
  3. Agrega el cacao en polvo, la sal y el café instantáneo (si optas por usarlo).
  4. Procesa hasta que todo quede incorporado .
  5. Congela hasta que esté lo suficientemente firme para formar bolas (2-3 horas).
  6. Licúa o pica finamente los pistachos o almendras y el coco juntos.
  7. Enrolla la mezcla de chocolate con aguacate en bolas.
  8. Cubre con la mezcla de pistacho y coco.
  9. ¡A disfrutar! Conserva en el refri.

Tips

  • Incluye la mantequilla de nueces o frutos secos de tu preferencia (con mantequilla de semillas de girasol queda con una textura genial)
  • Reduce la dulzura para obtener un sabor a chocolate oscuro

*Fotos: Feasting on Fruit

Unos esponjosos muffins de zanahoria

Quizá este tubérculo no te suene tan raro en postres, pero yo nunca me canso de agregarlo en nuevas y deliciosas recetas. Ya sabrás que es una gran fuente de antioxidantes, potasio, vitamina B6 y C. En el caso de los muffins, las zanahorias no solo agregan nutrientes ¡sino también humedad y dulzura natural!

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de coco, derretido o aceite de palta
  • 1 taza de zanahoria rallada
  • 2 huevos a temperatura ambiente
  • 1/4 taza de jarabe de maple o miel
  • 1/4 de cucharadita de sal marina
  • 1 y 1/2 tazas de harina de almendras
  • 3/4 taza de harina de tapioca
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 3/4 de cucharadita de canela en polvo
  • 1/4 de cucharadita de jengibre molido
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 1/3 taza de leche de almendras sin azúcar

Instrucciones

  1. Precalienta tu horno a 180º C Puedes engrasar un molde estándar para 12 muffins, colocarle moldes de papel, o bien,  tener a la mano 12 moldes desmontables de silicona.
  2. En un tazón mediano, combina el aceite, los huevos, el jarabe de maple o miel, la vainilla y la leche de almendras. Batir juntos.
  3. Agrega los ingredientes restantes, excepto las zanahoriasRevuelve hasta que la masa quede suave.
  4. Incorpora las zanahorias.
  5. Divide la masa en el molde que hayas elegido para 12 muffins.
  6. Hornea durante 20 a 22 minutos o hasta que un palillo insertado en el medio de un muffin salga limpio.
  7. Retira del horno y dejar enfriar durante 20 minutos antes de disfrutar.
  8. Pon el resto en el refrigerador y disfrútalos durante los próximos días.

Tips

  • Un postre sin gluten y sin lácteos para quienes lo necesiten.
  • Agrega chispas de chocolate o cubre con pasas si eres de l@s que te gusta el lado más dulce de la vida.

*Fotos: The Natural Nurturer

Galletas de maní y harina de garbanzo para toda ocasión

Si eres amante de las galletas prueba esta  riquísima alternatia a base de harina de garbanzo. Este destaca por ser rico en fibra y una excelente fuente de proteínas de origen vegetal. Por su parte, la mantequilla de maní, aporta energía, sacia y sirve para la recuperación muscular, el aumento de la inmunidad y el buen funcionamiento del metabolismo. ¿Necesitas más razones para probarlas?

Ingredientes:

  • 1 taza de mantequilla de maní natural ( 270 g ), cremosa o crujiente (la mantequilla de almendras también es excelente )
  • 1 taza de azúcar de coco o azúcar de caña pura * ( 192 g )
  • 6 cucharadas de leche de almendras , temperatura ambiente
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 1 taza de harina de garbanzo ( 120 g ), o harina para todo uso sin gluten
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio  o polvo para hornear
  • 1 generosa pizca de sal mineral (solo úsala si la mantequilla de maní no tiene sal)

Instrucciones:

  1. Precalienta el horno a 180º C. Cubre 2 bandejas con papel para hornear o simplemente déjalas sin engrasar.
  2. Para hacer la masa, agrega en un tazón grande la mantequilla de maní y el azúcar y mezcle hasta que se sienta cremosa. Agrega la leche de almendras y la vainilla.
  3. Luego, agrega la harina, el bicarbonato de sodio y la sal y mezcla para incorporar. La masa será difícil de remover, usar las manos para mezclarla será más fácil.
  4. Con una cuchara saca la masa y forma bolitas de aproximadamente 1 ¼ de pulgada.
  5. Coloca las bolas de masa a unas 2 ½ pulgadas de distancia en una bandeja para hornear. Con la parte posterior de un tenedor, aplanar en un patrón entrecruzado. Opcionalmente, puedes espolvorear con azúcar o sal gruesa.
  6. Hornea en la rejilla central, durante 10 a 13 minutos (13 minutos producirán una galleta más crujiente y tierna por dentro).
  7. Deja enfriar unos minutos, transfiere las galletas a una rejilla y repite con la masa restante. Rinde de 20 a 24 galletas.

Tips

  • Las galletas se pueden almacenar en un recipiente hermético durante 5 días.  Para conservarlas por más tiempo, guárdalas en el refri hasta por 2 semanas o congela hasta por 2 meses.
  • Para una galleta menos dulce, reduce el azúcar a ¾ de taza.
  • Para calentar la leche, colócala en un lugar cálido junto al horno mientras se calienta.
  • Al aplanar, sumerje el tenedor en azúcar entre galleta y galleta para evitar que se pegue.

*Fotos de The simple veganista

¡Cuéntame qué te pareció probar un postre protagonizado por verduras!

Pascualina.

X