Volver a blogs

Red flags! Alertas para detectar una relación tóxica

Si detectas alguna de estas señales en tu relación, sal de ahí!

Si bien las relaciones de pareja pueden percibirse con un velo de ilusión y romanticismo, también es verdad que no pocas veces se manifiestan síntomas que no son sanos y que pueden indicar que te estás aferrando a un mal amor… ¡a quién no le ha pasado!

La intuición es de gran ayuda, pero si aún así te queda alguna duda, hoy te enumero una serie de banderas de alerta que ponen de manifiesto que la relación comienza a volverse tóxica o simplemente ya no funciona:

  • Si tu pareja intenta limitar las actividades que te gustan,  alejarte de las personas con las que te relacionas y cada vez sientes que tu vida está más disminuida ¡cuidado! 
  • Mucho amor un día pero mucha indiferencia el otro… eso se llama manipulación.
  • Si te hace sentir que nunca cumplirás sus expectativas ¡sal de ahí!
  • Si te encuentras cuidando mucho tus palabras y acciones porque siempre termina por enojarse, mejor dar un paso al costado.
  • Si sientes más incertidumbre que paz, haz caso a tu intuición.
  • Si te dice que estás loc@ y que eso no pasó así (aún cuando lo viviste), es mejor decirle adiós.
  • Si no puedes tener privacidad y quiere saber qué haces en todo momento, entonces está intentando controlarte, no conocerte mejor. 
  • Si tienes que rogar por amor, cariño o preocupación ¡no vale la pena!
  • Si no puedes ser tu mism@ y continuamente hay reproches y correcciones sobre tu forma de ser o pensar, solo recuerda que nadie tiene derecho a cortar tus alas.
  • Si no te contesta los mensajes y deja pasar varios días, alejarse será lo mejor.
  • Si cambia tus palabras y las usa en tu contra, esa es otra forma de manipular.
  • Si constantemente dudas de ti y de tu validez (en vez de sentirte cada vez mejor) estás en una relación tóxica, pon tierra de por medio.
  • Si te minimiza o no se siente orgull@so de ti ni de tus logros, no es buena señal, lo natural es sentir admiración por el otro. 
  • Si sientes miedo o su comportamiento te asusta, ¡definitivamente sal de ahí!
  • Si no puedes expresar tus desacuerdos porque “siempre estás equivocad@”, si te grita o amenaza y cada conversación termina en recordar lo mal que lo haces, la relación no es sana.
  • Si sus celos no te dejan ni respirar, recuerda que lejos de ser una muestra de amor son una muestra de inseguridad. Lo importante en una relación sana es la confianza.
  • Si le molesta que no dependas de él o ella para hacer tus planes, es hora de cortar por lo sano.
  • Si se molesta contigo porque siempre buscas su aprobación, pero cuando intentas hacer algo por tu cuenta, te reprocha que no serás capaz… ¡aléjate cuanto antes!
  • Si las discusiones sólo se acaban cuando tú cedes, no es buen lugar para ti.
  • Si tienes la sensación constante de que algo no funciona o que nunca pueden estar bien, ahí no es.
  • Si dejas de contarle a tus amigas lo que te pasa porque te da vergüenza que se repita (o incuso ya se ha repetido), es clara señal de que algo no anda bien.
  • Si te hace culpable y/o responsable de sus problemas, ¡mejor dile ciao!

Nunca está de más recordar que para poder amar de manera sana a alguien primero tienes que amarte a ti.

En ocasiones la esperanza de que el otro cambie o de que la relación vuelva a sus inicios donde todo parecía ir bien, nos hace permitir conductas abusivas. La buena noticia es que detectar lo que no va bien es el primer paso para salir de ahí. No confundas amor con dependencia emocional. Que tu amor sea libre, no amor necesidad.

Si te has visto involucrada en una relación tóxica, lo primero que te recomiendo es dejar ir, ¡dejar espacio para que lo bueno llegue! También es importante que te plantees los motivos por los que viviste esa experiencia. Quizá esperabas que la relación te ofreciese algo que quizá tienes que aprender a darte primero a ti mism@.

Cuando te sientes llen@ y feliz contigo, eres capaz de establecer límites sanos, de saber lo que mereces y de no permitir que suceda aquello que transgrede tu paz mental bajo ninguna circunstancia.

Pascualina.

Si detectas alguna de estas señales en tu relación, sal de ahí!

Si bien las relaciones de pareja pueden percibirse con un velo de ilusión y romanticismo, también es verdad que no pocas veces se manifiestan síntomas que no son sanos y que pueden indicar que te estás aferrando a un mal amor… ¡a quién no le ha pasado!

La intuición es de gran ayuda, pero si aún así te queda alguna duda, hoy te enumero una serie de banderas de alerta que ponen de manifiesto que la relación comienza a volverse tóxica o simplemente ya no funciona:

Nunca está de más recordar que para poder amar de manera sana a alguien primero tienes que amarte a ti.

En ocasiones la esperanza de que el otro cambie o de que la relación vuelva a sus inicios donde todo parecía ir bien, nos hace permitir conductas abusivas. La buena noticia es que detectar lo que no va bien es el primer paso para salir de ahí. No confundas amor con dependencia emocional. Que tu amor sea libre, no amor necesidad.

Si te has visto involucrada en una relación tóxica, lo primero que te recomiendo es dejar ir, ¡dejar espacio para que lo bueno llegue! También es importante que te plantees los motivos por los que viviste esa experiencia. Quizá esperabas que la relación te ofreciese algo que quizá tienes que aprender a darte primero a ti mism@.

Cuando te sientes llen@ y feliz contigo, eres capaz de establecer límites sanos, de saber lo que mereces y de no permitir que suceda aquello que transgrede tu paz mental bajo ninguna circunstancia.

Pascualina.

X