[email protected] suscriptores full obtienen un 40% de descuento en la agenda 2021 y 25% de descuento en todos los productos

Volver a blogs

Haz un día de Spa en casa

Transforma un rincón de tu hogar en un espacio de relajo y autocuidado

Esto del encierro ha sido un momento de readaptación importante y junto con los cambios en nuestras rutinas, “nuevas formas” de estrés se han hecho presentes. Lo que no ha cambiado es el hecho de que [email protected] necesitamos frenar de vez en cuando y regalarnos un buen rato para consentirnos y darle tregua a un merecido momento de relax. Así que, ¿por qué no aprovechar estos días de confinamiento para preparar en casa una reconfortante sesión de spa?

¿Demasiado ocupada? Has como yo ¡y agéndalo! Tienes una cita para desconectarte y regalarte un momento solo para ti. Quizá puedas pensar que tu casa o departamento es muy chico, que tu baño es incómodo o que no tienes todos los implementos de un verdadero spa… pero hazme caso: 

Elige el espacio que consideres más idóneo, deja el celular a un lado, cierra la puerta, enciende una vela o un difusor de aroma. Procura usar ropa cómoda y una banda en la cabeza para dividir tu cabello del rostro.Por último, ten un buen libro a la mano, tu té favorito y no olvides poner  una playlist con música relajante  (¡básico!). Lo importante es que prepares un ambiente que te transporte y que vuelvas ese momento todo tuyo.

Independientemente del lugar que elijas, no te olvides de tener todos los productos ordenados y a mano. Puedes acondicionar una canasta que además contenga toalla, brochas, esponjas faciales o  discos de algodón para aplicar o retirar cada producto. A continuación la idea es comenzar con la rutina de belleza. Más adelante te mostraré algunas opciones de implementos que puedes fabricar en casa, aunque también puedes usar esos productos especiales que amas y que quizá tengas guardados.

He preparado con mucho cariño este artículo  para que pases un auténtico y  perfecto día de spa en casa:

Rostro renovado

  • Comencemos con la piel del rostro. El primer paso es limpiarlo con agua y jabón neutro o con el producto que tengas en casa según tu tipo de piel (bálsamo desmaquillante, agua micelar…).
  • Ahora toca exfoliar para despedirnos de las impurezas. Puedes aplicarte el exfoliante de tu preferencia o fabricar uno en casa. Si te animas mezcla 3 cucharadas de avena, 1 cucharada de azúcar, 2 cucharadas de miel y el zumo de media naranja. Luego esparce la pasta resultante sobre la piel del rostro con masajes circulares y déjala actuar durante 20 minutos. Por último retira el producto con agua tibia y dile adiós a la opacidad y las células muertas! Notarás mayor brillo en tu cutis y lo mejor es que cualquier tratamiento que realices después de este paso funcionará muchísimo mejor, ya que podrá penetrar en la dermis más fácilmente.
  • Aplica el tónico que normalmente usas, o utiliza uno natural. Yo suelo hervir dos cucharadas de flores de manzanilla en media taza de agua por un par de minutos, la dejó reposar el mismo tiempo, la cuelo, enfrío y tengo un tónico listo para aplicar sobre la piel. La manzanilla siempre ha sido utilizada en la cosmética natural gracias a sus propiedades antiinflamatorias, analgésicas y su poder antioxidante para retrasar el envejecimiento de la piel. Sí,  esta es otra receta que aprendí de Oma Donza 😉

Tina revitalizante

  • Aún no terminamos nuestro spa facial, pero es necesario hacer una pausa para ¡sumergirnos en la tina! Esta será el escenario para seguir con las pautas para hacer un spa corporal…No olvides sintonizar tu playlist favorita, o bien buscar en Spotify o YouTube listas para relajar la mente como “música jazz de relajación” o “spa music relaxation”, en las que podrás escuchar piano, bossa nova y sonidos de la naturaleza que siempre ayudan a calmar los sentidos. Fíjate que la temperatura de la bañera no sea fría pero tampoco muy caliente.
  • Si tienes sales de baño o bombas de espuma, este es el momento de usarlas! Si no cuentas con lo anterior puedes rociar la bañera con gotitas de aceites esenciales siguiendo las indicaciones del baño ritual, o poner unas hierbitas frecas dentro de una bolsa de tela. Uno de los aromas más convenientes es la lavanda, ya que ayuda a disipar la tensión nerviosa y tiene propiedades relajantes que se usan desde hace siglos.  Otra buena opción es ambientar el lugar con velas aromáticas.
  • Una vez sumergida, viene el turno de la mascarilla facial. Puedes utilizar cualquiera que sea nutritiva o hidratante, la idea es dejarla actuar mientras te relajas por lo menos 15 minutos. Si quieres un tip para hacerla desde casa, solo necesitas unas 4 frutillas o fresas maduras y una cucharada de miel, forma una pasta y aplicala en tu rostro por 20 minutos. Luego retirala con agua tibia y disfruta de una piel más suave y nutrida. Esta combinación de elementos estimula la producción de colágeno!
  • Un plus: los parches o mascarillas de contorno de ojos se han puesto de moda, y con justa razón, ya que su efecto ayuda a borrar las expresiones de cansancio que provocan  esas molestas bolsitas bajo los ojos. Te puedo recomendar una mezcla perfecta y sencilla que calma y refresca esa zona devolviéndole la vitalidad a tu mirada. Solo necesitas un trozo de pepino fresco sin cáscara y una cucharada de miel, los mezclas en la licuadora y te colocas la pasta resultante alrededor de los ojos. Calcula 20 minutos y retira con agua tibia.  El pepino y la miel estimulan la regeneración de la piel por la gran cantidad de vitaminas de sus ingredientes, verás como notas una piel más descansada.

Dale un respiro nutritivo a tu cabello

  • El cabello puede ser un gran guerrero, pero tras la batalla diaria que tiene con la secadora, los productos de belleza y la contaminación a veces resulta gravemente herido. ¿Cómo devolverle un poco de fortaleza? Si bien hay distintos tratamientos reparadores, te ofrezco uno hecho con productos 100% naturales: mezcla la mitad de una palta o aguacate maduro, dos yemas de huevo y unas gotas de aceite de oliva; úntala en tu cabello, ponte un gorro de baño o si no tienes, una bolsita de plástico, déjalo reposar 20 minutos y enjuaga con abundante agua. ¡Tu cabello agradecerá el aporte nutritivo de sus ingredientes antioxidantes!

Haz un “reset” con exfoliación corporal

  • El agua templada prepara los poros de nuestra piel favoreciendo el proceso de exfoliación. Así que luego de estar un rato bajo la tina, o la ducha, se hace necesario este momento en nuestro spa. Este paso es básico para regenerar la piel del cuerpo dejándola tersa y más permeable. Además de dejarla respirar mejor, la exfoliación corporal permitirá que tu piel absorba mejor los nutrientes de los productos que apliquemos después, entre ellos la crema hidratante.
  • ¿Comenzamos? Saca tu producto scrub de preferencia o bien, prepara el siguiente exfoliante en tu casa: necesitarás 1 taza de avena molida, 1 cucharada de azúcar moreno (si no tienes, puedes usar blanca), 1 cucharadita de aceite de almendras dulces o de oliva virgen extra (puede sustituir el coco o incluso el aceite de oliva normal), 2 cucharadas de leche desnatada y 1 huevo. Revuelve los ingredientes hasta formar una mezcla homogénea y luego aplícalo en tu cuerpo haciendo masajes circulares ascendentes, también puedes utilizar esponjas, cepillos o piedra pómez.
  • Evitar exfoliar la piel de las zonas más delicadas de nuestro cuerpo, como el escote o los senos. En cambio, ponle más empeño en codos, rodillas y talones, ya que esta piel suele tener más durezas. Para terminar, elimina la mezcla con agua templada y seca con una toalla.  Verás como la piel recupera su iluminación y se siente más hidratada.

Automasaje hidratante/rostro

  • El masaje es un clásico del spa que no podemos dejar de lado, así que una vez fuera de la tina aprovecharemos que es momento de hidratar rostro y cuerpo para sellar la sesión con un automasaje hidratante y calmante!
  • Aplica la crema hidratante o nutritiva de rostro que utilizas habitualmente, te recomiendo colocar pequeñas porciones desde el escote, cuello y la cara: frente, pómulos, nariz y barbilla. Para extender la crema masajea con movimientos circulares de forma ascendente hasta que la crema se absorba en su totalidad, así evitarás la pérdida de firmeza. Recuerda que el movimiento debe ser del centro hacia afuera del rostro en sentido perpendicular de la línea de expresión o la arruga. Este pequeño automasaje estimulará la circulación y la oxigenación de tu piel. Si es de día, no olvides ponerte protección solar.
  • Para el contorno de ojos es necesario aplicar un producto específico, ya que esta zona es especialmente sensible.  Una vez que lo tengas aplícalo a base de toquecitos con la yema del dedo anular, haciendo un vaivén desde el lagrimal hacia la sien y viceversa. Cuida de no desplazar la piel para no formar arrugas, pero si tienes marcadas las líneas de expresión intenta hacer suaves movimientos circulares de manera ascendente, para ayudar a luchar contra los efectos de la gravedad a la vez que mantienes esa delicada piel tersa.

Automasaje hidratante/cuerpo

  • Ahora vamos con el cuerpo, ¿tienes a la mano tu crema corporal? También puedes optar por aplicar algunas gotas de tu aceite esencial favorito en una crema hidratante que no tenga fragancia y verás qué delicia! Otro buen aliado de los masajes es el aceite puro de almendras dulces por sus propiedades emolientes y suavizantes que ayudan a mantener la flexibilidad de la piel, humectándola y nutriéndola para prevenir esas arruguitas prematuras.
  • Comienza desde los pies, la idea es frotar con movimientos circulares hacia arriba, en dirección contraria a la circulación. Realiza arrastres desde el tobillo hacia la rodilla. Luego continua con movimientos ascendentes externos e internos  hasta llegar al muslo y no te olvides de la zona de los glúteos masajeando hacia afuera.
  • Para la zona del abdomen masajea en sentido a las agujas del reloj y si existe zona de acumulación de grasa, en el área de los flancos o caderas (zona de retención de líquidos) primero pellizca un poco la zona y termina con un masaje circular. Continua con movimientos ascendentes hasta llegar al pecho.
  • Por último alza cada brazo por encima de la cabeza y masajea de la muñeca al codo y del codo a hombro. Masajea de manera ascendente hacia axilas, sin olvidar trabajar también la zona que queda al lado del pecho, cerca de la axila.
  • Los masajes siempre serán bien recomendados para distender las tensiones que se concentran en distintas partes del cuerpo. Ahora tu piel se sentirá descansada, sana, fresca, suave, iluminada y sobretodo muy agradecida por tantas atenciones!

Manicure en casa

  • Una buena sesión de belleza y spa termina con un tratamiento de manicura. Hay un par de pasos que no debemos olvidar para comenzar nuestra rutina para obtener unas manos hermosas. Tras tantas lavadas en estos días, nuestras manos merecen ( ¡y necesitan!) un poco de cariño. En primer lugar deben recibir un extra de hidratación para recuperar los aceites protectores que la piel va perdiendo con el agua y el jabón. ¿Cómo hacerlo?
  • Quizá te suene repetitivo, pero es preciso exfoliarlas a profundidad (puedes utilizar el mismo producto que utilizaste para el resto del cuerpo). A continuación, una vez que estén enjuagadas y secas, aplicaremos nuestra crema habitual para manos. Ojo, si no tienes crema también puedes utilizar vaselina o aceite de oliva. Otra opción, por si acaso quieres hacer dos pasos en uno es utilizar una mascarilla para manos ¿Has escuchado de ellas? Son unos guantes impregnados de producto exfoliante e hidratante que consiguen que tus manos vuelvan a lucir perfectas, hidratados y bonitas.
  • Terminados los pasos anteriores podemos comenzar un manicure casero para dejar tus manos relucientes.  Lo primero que hay que hacer es retirar la cutícula. Te recomiendo remojar las puntas de los dedos en un recipiente con agua tibia para ablandar la zona. Tras unos minutos, utiliza un palito de naranjo para «arrastrar» las cutículas hacia atrás, de la parte superior hasta el final de la base de la uña. ¡Retira las cutículas con suavidad! Cuando termines aplica un poco de crema hidratante en la zona y deja que se seque.
  • Ahora, da forma a tus uñas recortándolas y limándolas. No cometas el error de limar en ambos sentidos, así solo conseguirás romper la uña en capas. Se debe limar en una sola dirección y con una lima suave. Este proceso favorecerá que las uñas nazcan fuertes y sanas.
  • Una vez que tengas la forma, aplica una base para proteger la uña de los pigmentos de los esmaltes, de ese modo lograrás rellenar esas estrías que le pueden dar un asepecto irregular a tus uñas y evitarás que  el esmalte penetre en su superficie.
  • Ya estás lista para aplicar  las capas de esmalte que sean necesarias, yo te recomiendo un mínimo de dos capas para obtener un buen resultado y un color homogéneo. Es muy importante dejar secar cada capa muy bien antes de aplicar la siguiente. No dudes en elegir esmaltes de calidad, que sean respetuosos con las uñas.
  • Por último, aplica un recubrimiento, lo encuentras con los nombres de top coat o brillo finalizador para sellar la manicura y aumentar la duración del esmalte. Para completar el ritual del cuidado de las uñas puedes acompañar con algún tratamiento: productos para uñas deshidratadas, aceites para cutículas, estimuladores de crecimiento…y cuando sea el momento utiliza quita esmaltes suaves y sin acetonas.

Cuéntame cómo te sentiste tras la sesión 🙂

Estoy segura que tras este momento de spa en casa conseguirás un rostro y un cuerpo como recién salido de un salón de belleza: relajado, hidratado, nutrido, luminoso, tonificado…y no solo eso, sino que también habrás energizado tu espíritu con un poco de “mimos para el alma».

No importa si seguiste todos mis consejos o te decantaste por alguno en particular, creo que lo realmente valioso es que te des este tipo de espacios de autocuidado, que escuches música que te haga vibrar,  que leas un excelente libro, que veas una película emocionante, que cocines y que comas algo rico…hay tantas formas de hacernos un cariño, ¡[email protected] merecemos un momento de relax!  Y bueno, el spa en casa es una de las mejores maneras para aprovechar el tiempo libre y darnos una buena dosis de amor propio. 

X